THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES

mayo 07, 2010

Siempre se puede hacer algo

Para la clase de dirección nos mandaron a leer la descripción de una escena, sin decirnos de qué película se trataba. Muchos la reconocieron, yo con mucha pena admito que no lo hice. Teníamos que representarla en un video con un sólo plano fijo, en el salón de clases. Sólo 90 minutos para montar, grabar y desmontar. Dos lucecitas caseras.

El equipo con el que trabaje era bastante variopinto. De hecho fue uno de esos grupos a los que llegué casi por accidente, pues el día de la repartición de papelitos yo no fui. Dos de los chicos no hablaban español y por extraña razón terminé entendiéndome mejor con ellos que con el resto. "Es muy dificil hacer un trabajo en equipo donde todos son aspirantes a directores" pensé yo cuando no lográbamos ponernos de acuerdo ni el los nombres de los personajes. Fue por ello que decidí nuevamente, hacer el arte. He descubierto que es una forma de contar tan descriptiva que siempre tiene espacio para profundizar en ello. Creo que me pasa lo mismo que a quienes limpian compulsivamente para encontrar un estado zen. Es una frase como "ella enciende un cigarrillo" que se transforma en" una caja de fósforos o un encendedor, el humo que invadirá el ambiente, los colores alrededor de ese humo, su cabello, el bolsillo de donde saca la cajetilla, el color de la cajetilla. Ese indagar hasta el fondo de la creación de alguien para ayudarle a ver exactamente eso que se está imaginando me distrae de cualquier otra cosa.

Lo primero que me vino a la mente era como el color que pensaba tenía que tener el ambiente. La escena era en una habitación de hotel. Por lo que se entendía de la sinópsis, era de una chica que trabajaba como periodista. Yo me imaginaba que la habitación de hotel tenía que ser casi un blur detrás de la capa correspondiente a las pertenencias de la chica. La escena comenzaba con un hombre echado en la cama que sorprende a la chica cuando ésta entra en el cuarto. Así se desarrolla una conversación bastante abstracta en la que se informa que los personajes han estado involucrados.

Habíamos convenido que la acción ocurría en un tiempo pasado porque parecía que aquel era un conflicto que no tenía cabida en la era del celular. Pero los chicos no querían animarse a hacerlo de "época" (por temas de presupuesto creo yo). Así definimos entonces los años 90. También se estableció que la habitación de hotel era barata "cualquier cosa", se llego a decir. El hecho de tener que grabar en el salón de clase con tan poco tiempo se convierte en una variable que condiciona mucho los lugares a los que se dirige la imaginación.

Gracias a Caro, la chica con la que vivo, he tenido la oportunidad de ver muchos hoteles humildes. Ella es fotógrafa y tiene un trabajo de autoretratos en hoteles y pensiones económicas. A veces se malinterpretan los adjetivos, o se asocian demasiado a un sólo concepto. Un hotel humilde no tiene porque ser sucio, o feo, o tenebroso. Un hotel humilde, en el que viviría por largo tiempo una mujer que trabaja y tiene aspiraciones tendría que ser por lo menos, agradable.
más o menos yo me imaginaba algo como esto:



Teníamos la posibilidad de una ventana que además de ser siempre una posibilidad de decorar es un elemento que ayuda mucho a dar la sensación de realidad (la ventana nunca se vió pero afortunadamente las cortinas se hicieron sentir).

Los colores me parecen muy importantes a la hora de dar caracter y además son algo con lo que siempre se puede jugar a un costo mínimo. Yo quise tener el femenino vs masculino presente porque me parecía parte de la naturaleza de la secuencia



Y gracias a Intensity Gornes, una diseñadora de vestuario que me enseño un montón de cosas también aprecio mucho las capas en el vestuario así que traté de darle a los personajes elementos para que jugaran a medida que se movían. Se siente bonito cuando un actor tiene la posibilidad de quitarse los zapatos, ponerse una bufanda, abrirse la camisa. Quisiera tener más fotos pero ese día todo pasó tan rápido que apenas logré tener un par








y acá está la escena original y otra escena de un remake hollywoodense. Es divertido ver que cada cabeza es un mundo, y algunos mundos son simplemente maravillosos.