THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES

mayo 04, 2010

De cómo un conejo se convirtió en Alicia


El año pasado cuando cursaba dirección en el Rojas nos mandaron a hacer una foto secuencia para la clase. Hicimos unos equipos de esos grandísimos de cursos de bajo presupuesto donde se admiten un montón de alumnos para poder costear los gastos.

Afortunadamente armamos un grupo bien divertido, cuatro argentinas encantadoras, una colombiana (bien emprendedora como todos los colombianos) y yo. Cada quien llevo una idea para elegir el proyecto y una vez que dimos con la historia más adecuada para nuestras limitaciones de producción, arrancamos a trabajar.

La historia era sobre un hombre que busca una musa desesperado y no la encuentra. De pronto se le aparece esa mujer, como medio salida de la nada, rara, atractiva. Alguien que le atrae al punto tal, que el hombre deja lo que está haciendo para ir detrás de ella. Cuento corto él la persigue por la ciudad hasta poder volver a tenerla cerca y cuando esto ocurre ¡Puff! ella se esfuma dejando solo un reloj.

Desde el principio pedí hacer el arte porque me gustaban las referencias a la que me llevaba todo eso (que no eran de la cenicienta por cierto) y comencé a pensar en Alicia. No niego que todas estuvimos pensando mucho en Alicia recientemente (bah, no fue mi peli favorita de Tim Burton y me sigo quedando con la original) pero para aquel entonces todavía existía esa fantasía sobre cómo nos iban a re presentar ese banquete visual que ahora ya es parte de nuestros recuerdos infantiles... Nada, quede pegada en esto y comencé a caminar por ahí.







Bueno, acá yo quería el Federal con toda mi alma, pero resultaron ser super complicados y poco accesible para dejarnos hacer las fotos, cosa que realmente me parece muy tonto porque en realidad eramos siete chicas muy organizadas y era un día de semana por la mañana, estaba prácticamente vacío pero bueno... Nos mudamos a otro cafecito, no tan coqueto pero que con mucha buena onda nos permitió trabajar y por supuesto se agradece.